+(34) 956 860 325

M&M Group evita la emisión de ocho toneladas de CO2 en el año 2022 gracias a sus instalaciones fotovoltaicas

Comparte este artículo:

El cambio climático es uno de los mayores retos en nuestra era ya que presenta una amenaza significativa para la estabilidad y la sostenibilidad de los negocios y la economía en general. Los efectos del cambio climático, como el aumento de la temperatura global, el aumento del nivel del mar y la intensificación de fenómenos meteorológicos extremos, pueden tener impactos negativos en la infraestructura, la cadena de suministro, la producción, la demanda y la calidad de los productos.

Además, los consumidores y los inversores son cada vez más conscientes del impacto ambiental de las empresas y exigen acciones concretas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y mitigar el cambio climático. Las empresas que no respondan a estas demandas pueden enfrentar consecuencias negativas para su reputación, su posición en el mercado y su rentabilidad.

Por todo ello, para M&M Group es esencial abordar el cambio climático como parte de su agenda de desarrollo sostenible. Las energías renovables se posicionan como una de las soluciones que llega a cumplir los objetivos del clima en el sistema energético, aunque aún no son suficientes para cumplirlo en su totalidad.  El reto es asegurar una calidad de vida en paralelo a un crecimiento económico siendo capaz de reducir la huella ambiental. 

De esta forma, nuestra compañía acomete acciones que contribuyen a evitar en lo posible a reducir la emisión de gases de efecto invernaderos. Para poder reducir estas emisiones, en primer lugar, hay que identificar cuáles son las principales emisiones e identificar las acciones más eficaces para minimizarlas. Por eso, en M&M en una primera fase en el año 2021 decidió instalar en su sede de Carissa Aurelia de Espera (Cádiz) placas fotovoltaicas que se activaron a comienzos de 2022 y que alimenta con 100 kW de potencia a la planta. A través de esta iniciativa se ha evitado la emisión de un total de ocho toneladas de emisiones de CO2 a la atmósfera, según refleja el sistema de gestión de la fábrica.

Además, entre las acciones de reducciones de emisiones se encuentran otras como reducción del consumo de recursos naturales,  minimizar el uso de transporte entre nuestras sedes poniendo en marcha un soporte online  u optimizar el flujo de fabricación, entre otras.   

Y es que las empresas que se adelanten a la curva y adopten prácticas más sostenibles y eficientes pueden obtener una ventaja competitiva y generar nuevos modelos de negocio más resilientes y rentables a largo plazo.

Porque, como cabe recordar, la lucha contra el cambio climático es una responsabilidad compartida entre el sector privado y los gobiernos, y las empresas pueden contribuir significativamente a los esfuerzos globales para alcanzar los objetivos climáticos establecidos en el Acuerdo de París y en otros acuerdos internacionales. Ese es el objetivo de M&M Group.